DONDE EXISTE ESFUERZO NO HAY CABIDA AL FRACASO

En el marco de la asignatura de Psicología los alumnos/as de 2º de Bachillerato, han vivido un encuentro muy especial con Carmela Capistrós, aragonesa y árbitra de fútbol.

Esta actividad ha sido el punto de partida para echar a andar un nuevo y mini-proyecto: diseñar un Observatorio de género en este tramo educativo tan apasionante.

Durante el día de ayer, Carmela Capistrós nos ofreció una conferencia para explicarnos con detalle los aspectos más destacados de su dilatada, para su corta edad, carrera profesional en el mundo del deporte. 

Ha practicado numerosos deportes y aunque en una ocasión, las puertas se le cerraron cuando quiso empezar a jugar al fútbol en Huesca, su ciudad natal, NUNCA SE RINDIÓ. Su tesón, fuerza y amor propio le empujaron hacia delante y mientras las puertas se le habían cerrado como futbolista en ese equipo en concreto, fueron muchas las que se le abrieron. 

Con tan solo 15 años, le propusieron después de realizar un cursillo, ser árbitra y la verdad es que le encantó. Su carácter inconformista le ha hecho llegar a arbitrar el partido de la copa internacional y hasta llegar a arbitrar en el Wanda Metropolitano. Sin embargo, su sueño es ascender de categoría hasta la 2ºB. 

Es una persona extremadamente luchadora a la cual le gusta demostrar su capacidad para encuadrarse en un mundo que tradicionalmente había estado dominado por hombres y teniendo en cuenta que es una profesión de riesgo, en sus propias palabras, porque no existe el respeto. A pesar de ello, aunque sí pensó en dejarlo a raíz de descalificaciones hacia su persona, siguió adelante y no se quiso rendir. FUE VALIENTE Y SIGUIÓ EN EL CAMINO PARA CONSEGUIR SU META y demostrar su principal objetivo: su valía y el valor de su trabajo. 

 
     

Carmela quiere seguir adelante, divertirse y mejorar día a día. Sin duda, LAS METAS SE LAS PONE UNO MISMO.